Estás aqui

Vístete para el éxito

Las primeras impresiones cuentan – y teniendo en cuenta que sólo el 7% de lo que dices tienen impacto, lo que llevas puesto (y cómo lo llevas) es de vital importancia.

La entrevista

Siempre debes llevar un traje a una entrevista, tanto si percibes que el ambiente es corporativo como si no. Invierte en uno de color negro oscuro, te servirá incluso en la ronda de entrevistas.

A pesar de lo orgulloso que estés de tu tatuaje o tu piercing, se prudente y discreto.  Utiliza joyería discreta cuando vayas a ser entrevistado por una empresa.

Ten en cuenta el material y la temperatura

Por ejemplo, el lino es una tela de verano clásica, pero ten en cuenta que se arruga con facilidad, es posible que no te encuentres cómodo en una reunión formal. Con un vestido recto negro nunca fallarás – simple, elegante y perfecto para el clima cálido. Fantástico, con una chaqueta de punto para cuando comience a enfriar.

¿Y el calzado? Las mujeres pueden optar por zapatos de punta abierta o sandalias de vestir. Los hombres, sabemos que las zapatillas son la opción más cómoda para ir a la oficina, pero aseguraros de llevar un par de zapatos más formales en la mochila o debajo del escritorio y así puedes cambiarte cuando llegues a la oficina.

Puedes dudar si dejar la chaqueta en casa o no, pero es un elemento esencial en muchos lugares de trabajo. Una opción es dejar una chaqueta de color neutral en la oficina, lista para sacarte de las situaciones difíciles. Blusas sin mangas, tirantes y ropa muy escotada deben evitarse.

Lo corporativo es lo mejor

Un buen patrón al que atenerse es mantenerse profesional. Algunos trabajos pueden tener requisitos a la hora de vestir más formales que otros, pero incluso en un ambiente informal asegúrate que tu apariencia no eche hacia atrás a tu empleador. Esto se extiende tanto desde lo que llevas como tu estilo de pelo y tus accesorios.