Hoy en día, la necesidad de desarrollar un entorno laboral diverso e inclusivo viene acompañada de un trabajo conjunto con los distintos niveles organizacionales, de manera que se pueda asegurar la correcta implementación y adaptación a la cultura empresarial.

Es así que a continuación presentamos algunos aspectos fundamentales para trabajar con la estructura corporativa, de forma paralela al desarrollo de políticas empresariales con los equipos de recursos humanos.

  1. Trabajar los valores de la compañía. Es necesario revisar los objetivos, valores y visión de la empresa, de manera que las políticas de diversidad e inclusión planteadas por las áreas de recursos humanos estén alineadas.
  2. Dejar las cosas por escrito. Luego de verificar que los valores de la compañía están alineados, es necesario revisar las políticas de contratación, formación, desarrollo profesional y flexibilidad laboral y realizar las modificaciones pertinentes para contemplar mayor apertura a momento de evaluar una nueva contratación o un ascenso.
  3. Desarrollar aliados en posiciones clave. Es importante contar con cconvicción total del equipo directivo, para que sean ejemplo y faciliten los recursos y soportes necesarios al resto de la estructura.
  4. Comunicar y promover. Se recomienda realizar periódicamente eventos y acciones de comunicación para promover y potenciar la diversidad y la inclusión en la empresa y dar a conocer lo que se está trabajando al resto de la estructura.
  5. Hacer seguimiento. Una forma de verificar la implementación e impacto de las políticas de diversidad e inclusión es realizar controles periódicos, que permitan a las áreas de recursos humanos verificar si se está trabajando en la dirección correcta.

Desafíos a partir de la Resolución 34/2020  y la incorporación de mujeres en los directorios

Hoy Argentina cuenta con un altísimo potencial de mujeres profesionales, con todas las competencias para asumir roles de dirección y  dentro de los mandos medios también se están desarrollando fuertes líderes femeninos. En este sentido, si bien la resolución puede parecer arbitraria, en algunas circunstancias la discriminación positiva es la única alternativa para generar igualdad de oportunidades.

Según la investigación que realizaron KPMG y el capítulo local de Woman Corporate Directors, solo el 10,3% de las mujeres dentro de las 1000 empresas más grande de la Argentina son mujeres.

Por lo tanto, esta ley abre el camino formal a la participación de altas ejecutivas del mercado, potenciando los diseños de planes de formación y capacitación dentro de las organizaciones, para poder formar lideres con oportunidades ecuánimes.

Esa presencia femenina en distintas posiciones y sectores se hace evidente en la encuesta realizada a nivel local para medir el Índice de Confianza Laboral – Julio 2020, donde un 49.7% de las postulaciones a vacantes son femeninas.