Cuando hablamos de diversidad nos referimos a todas las características únicas que nos hacen quienes somos: personalidad, estilo de vida, experiencia laboral, etnia, edad, cultura, discapacidad, género, orientación sexual. Por otro lado, la inclusión hace referencia a respetar, valorar y considerar las diferentes perspectivas, estilos y necesidades de las personas.

En el ámbito corporativo, ambos conceptos van de la mano y usualmente son trabajados desde las áreas de recursos humanos y gestión de talento. Están íntimamente vinculadas a las políticas empresariales que buscan mejorar la integración entre las personas que forman parte de un entorno corporativo.

El cambio en la mirada de diversidad e inclusión en contexto de pandemia

La situación de pandemia ha sido un gran acelerador en materia de gestión de recursos humanos y ha supuesto un desafío para este sector en la toma de acciones de forma más rápida, desafiando inclusive los plazos usuales.

La adaptabilidad de los colaboradores y las estructuras corporativas al modelo de trabajo remoto, nos ha demostrado que podemos estar presentes frente a las necesidades de los clientes, mientras acompañamos y apoyamos a nuestros empleados. 

¿Por qué no aprovechar esta ola de cambios para potenciar la diversidad?

Esta crisis, ha brindado a las empresas la posibilidad de desarrollar una faceta más humana, empática y cercana con sus colaboradores y colaboradoras frente a las distancias. Teniendo en cuenta el contexto actual, en el que  la cotidianidad laboral se funde con la cotidianidad familiar, es un excelente momento para poner temas como la diversidad dentro de los equipos, donde todos ganan en la medida en que quieran sumarse.

Los beneficios de una estructura organizacional diversa.

Toda empresa necesita atraer, desarrollar y retener una fuerza laboral que refleje la diversidad de las comunidades en las que operan. Esto es crucial, porque tener diversidad dentro de sus equipos les permitirá involucrar mejor a los empleados, comprender y atender a los clientes, fortalecer la marca del empleador y generar ideas creativas.

Según el estudio Global Diversity and Inclusion: Fostering Innovation Through a Diverse Workforce publicado en Forbes, el 56% de las empresas con más de 10 mil millones de dólares en ingresos estaban de acuerdo en que la diversidad ayuda a impulsar la innovación. Constituyéndose entonces como rasgo diferenciador de una organización siempre que sea una estrategia de diversidad real y efectiva, haciéndola más atractiva para atraer talento de calidad a la empresa entre los profesionales de 26 a 37 años (millenials).