Estás aqui

Antes, durante, después de una entrevista

Pensá en las entrevistas de trabajo que tuviste. ¿Cómo te preparaste para ellas? ¿Cómo te comportaste durante la entrevista? ¿Cómo se comportó el entrevistador? ¿Cuál fue el resultado?

La realidad es que en algunas ocasiones hay candidatos cualificados para una posición, pero no superan la primera entrevista porque no se preparan adecuadamente.

En PageGroup queremos compartir  algunos consejos a tener en cuenta durante todo el proceso de entrevistas.

Antes de la entrevista:

Es muy importante que te prepares y te informes acerca de la empresa contratante, visitá su web y sus redes sociales, tratá de localizar cuáles son sus metas. Si conocés a alguien que trabaje o haya trabajado allí, no dudés en consultarlo.

Preparate para responder las preguntas relacionadas con tu CV. Lee atentamente la oferta de trabajo y pensá en cómo tu experiencia puede beneficiar al empleador potencial.

Pensá en las preguntas que harás al entrevistador: ¿cuáles serán mis responsabilidades?, ¿cómo encaja este puesto en la estructura del departamento?, ¿qué incentivos se dan para seguir formándose?, ¿quiénes son los clientes?, ¿cuál es la meta de la empresa?, ¿tiene plan de expansión?

Durante la entrevista:

Estamos seguros de que esto ya lo habrás escuchado muchas veces, pero no está de más recordarlo: el lenguaje corporal es muy importante. No te olvidés de sonreír, de sentarte recto y mantener los dos pies en el suelo; habla con claridad y confianza. Recuerda mantener el contacto visual a lo largo de la entrevista.

Es muy importante que escuches lo que te están preguntando, hay veces en las que comenzamos a responder con información irrelevante. Da ejemplos positivos sobre tu experiencia e intentá evitar las respuestas monosilábicas.

Lo más común es que la entrevista termine con las preguntas que tú quieras formular. No pierdas esta oportunidad de demostrar que te interesa la empresa y querés conocer más detalles de la posición que podrías ocupar.

Después de la entrevista:

Lo más común es que después de una entrevista nos pongamos a pensar en lo que ha ido bien y en lo que ha ido mal. Pero, ¿cómo podés sacarle partido a esos pensamientos que dan vueltas por tu mente? Una buena opción es escribir los detalles de la entrevista y anotar los puntos en los que crees que debes mejorar y los puntos en los que consideras que todo fue bien.

Si estás en un proceso de selección junto a PageGroup, ponete en contacto con el consultor y compartí tus puntos de vista sobre la entrevista y la oferta de trabajo.

Y, por último, te recomendamos no desanimarte y no dejar de lado tus objetivos profesionales.

Contanos, ¿cómo te preparas para tus entrevistas?