Estás aqui

Lidiar con el estrés en la oficina

Como empleador debe cuidar de los empleados para reducir los riesgos de sufrir estrés en el lugar de trabajo.

Es común que muchas personas experimenten la sensación de no poder hacer su trabajo correctamente, ya sea por la carga de trabajo, por los plazos de entrega, o simplemente por sentirse poco cualificados.

Estar estresado es diferente a estar bajo presión. Muchos empleados pueden trabajar bien bajo presión si tienen las cualificaciones adecuadas para la tarea que están realizando y si se les proporciona el apoyo que se necesita. Lo que hace que se estresen es la incapacidad para hacer frente a la presión.

Se recomienda que las empresas adopten “normas de gestión” del estrés en la oficina. Encontramos seis áreas clave a tener en cuenta para la gestión del estrés:

  • Tareas – es importante tener en cuenta la carga de trabajo, las pautas de trabajo y el ambiente en el trabajo.
  • Control – cuánto decir a la persona cómo tiene que hacer su trabajo.
  • Soporte – la importancia del estímulo, el apoyo y los recursos proporcionados por la organización.
  • Relaciones – promocionar el trabajo positivo para evitar conflictos y hacer frente a un comportamiento inaceptable.
  • Posición – los empleados han de entender las funciones dentro de la organización, no deben haber posiciones en conflicto.
  • Cambio – cómo se organiza el cambio (grande o pequeño), cómo se gestiona y cómo se comunica dentro de la compañía.

Evalúe las diferentes situaciones de trabajo de sus empleados y haga un plan de acción que reduzca el riesgo de estrés. Podría proponer soluciones tales como ofrecer horas de trabajo más flexibles, una aclaración por escrito de las funciones y responsabilidades de un empleado, la creación de nuevos canales de comunicación y convocar reuniones de manera regular.

Para obtener más consejos sobre el desarrollo del personal y la retención de talento siga leyendo los artículos de la sección Empresa.