¿Y si te decimos que existe la clave para… evitar el estrés, reducir la ansiedad y mejorar tu rendimiento? ¿Y si te mostramos una herramienta que te ayuda a dormir mejor, que te hace más productivo, que favorece el bienestar psicológico y que incrementa tu capacidad de liderazgo e influencia? Existe y la tenés a tu alcance: hablamos de la inteligencia emocional, es decir, de la capacidad de controlar tus emociones a través de la razón. Parece complicado, pero te damos la guía definitiva para canalizar esas sensaciones que, a veces, son tan complicadas de gestionar en el día a día de tu trabajo o en momentos clave como una entrevista de trabajo porque… ¿sabías que alrededor del 65% del éxito laboral depende de la gestión y el buen uso de la inteligencia emocional? 

1. El primer paso para aprender a controlar y gestionar tus emociones es conocerlas. 

Dedicale el tiempo que necesites a identificarlas y a conocer cuáles son las emociones que te provocan las distintas situaciones a las que te enfrentás, tanto en el trabajo como en tu vida personal.  Acordate de cómo te comportaste en situaciones concretas y meditá sobre cómo te habría gustado hacerlo. ¿Te pusiste a la defensiva en aquel choque con un compañero de trabajo? ¿Te mantuviste callado en aquella conversación con tu jefe? Hacé una lista con estos comportamientos y pensá cómo podrás enfrentarte a ellos la próxima vez.   

2. La inteligencia emocional te ayudará a controlar y gestionar tus nervios. 

Hay dos grupos de personas: los primeros se bloquean cuando los invaden los nervios frente a una situación, ya que interpretan estos nervios como algo negativo, como una señal de alerta o como un aviso de su cuerpo para salir de ahí; el otro grupo de personas son aquellos que interpretan esos nervios como excitación y ganas de hacerlo bien: una señal de motivación que hará que su ponencia, reunión o entrevista de trabajo sea un éxito. ¿A qué grupo perteneces? 

Imágen de candidatos esperando entrevista

¡Encontra nuevas oportunidades!

Busca el empleo deseado y alcanza tu potencial.

Descubri las vacantes

3.Trabajá la inteligencia emocional… ¡en grupo! 

Si la inteligencia emocional tiene enormes ventajas y beneficios en vos… ¡imagínate en todo un equipo! La inteligencia emocional consigue aumentar la confianza entre los miembros, el sentido de identificación de grupo y su efectividad… Es el engranaje perfecto que hace que el objetivo del grupo supere las expectativas.  

4.Tu autoestima, la base de la inteligencia emocional. 

Una persona inteligente emocionalmente es aquella que confía tanto en los demás como en él mismo. Es aquella persona que aprende a expresar sus sentimientos de forma clara y que dedica esfuerzos a aprender de los demás, que valora las ideas ajenas y que no tiene miedo a exponer las suyas.  

Join over 80,000 readers!
Receive free advice to help give you a competitive edge in your career.