El contexto actual y el 2020 fue un año en el que el trabajo remoto se volvió protagonista en todas las organizaciones. Esto trajo aparejado un importante número de consecuencias tanto positivas como negativas.  En estas últimas se destacan el incremento de los factores de distracción disponibles que nos impiden mantener el foco ideal para la productividad.

A continuación, enumeraremos los principales factores que nuestros clientes y candidatos nos han manifestado como principales; 

  1. Smartphones. Uso de WA personal y principalmente Redes sociales. 
  2. TV /Radio. Nos trae problemas cuando queda encendida de testigo y nos desconecta de lo que podemos estar haciendo. 
  3. Responsabilidades Familiares. Hijos, parejas, Etc; En este contexto todos estamos de manera remota, atendiendo en casa responsabilidades ya sea tanto profesionales como académicas, es complejo mantener una organización perfecta, para ello es importante administrar la flexibilidad.  
  4. Los pequeños breaks que se extienden. La falta de control o métrica de comparación con nuestros compañeros nos puede dificultar administrar el tiempo productivo versus el de descanso. 
  5. Trámites personales.  La flexibilidad que implica esta modalidad nos puede animar a dedicar más tiempo a tramites personales pero si no logramos administrar el tiempo esto puede complicar la jornada.

En esta nota desarrollaremos algunas tácticas que pueden ser de suma utilidad para sortear estos factores  y lograr maximizar la productividad en base a la concentración. 

Establecé rutinas

Es clave lograr diseñar, desarrollar y ejecutar una rutina casi oriental. Esto permite disminuir el stress y controlar mejor los tiempos. Estos deben ser saludables y esta ecuación debe permitirnos administrar lo profesional y lo personal. 

Lo primordial para toda rutina o hábito que diseñemos es priorizar el bienestar personal.

Para lo personal, es significativo cuidar los hábitos de alimentación, ejercicio y descanso; en lo profesional, es clave crear un espacio de trabajo en el cual tengamos una comodidad similar a la que tendríamos en la oficina, teniendo en cuenta los elementos básicos para nuestro trabajo: silla, escritorio, posición de la computadora (para evitar malas posturas).  

Cada día tiene que estar programado minuto a minuto, para ello es importante considerar las prioridades si tenemos que mover algo de nuestra programación, motivo por el cual siempre es útil contar con una matriz de urgencia e importancia.

Como soporte existen aplicaciones para organizar agendas e incluso algunos organizadores clásicos de los sistemas operativos más comunes siguen ofreciendo una metodología fructífera. 

Con el transcurso del tiempo uno logra identificar sus momentos de mayor y menos productividad, que permite equilibrar los momentos de producción con los de descanso o de tareas que requieran menor atención. 

Combinar la flexibilidad con la responsabilidad

La mayor ventaja del trabajo en casa es sin duda la flexibilidad, es un beneficio poder atender temas personales que sería imposible estando en la oficina. Sin embargo es importante cumplir con nuestras propias métricas de productividad para poder estar tranquilos con nuestra administración de tiempo. 

Con la autonomía viene el compromiso, por ello es importante en todo momento mantener la disponibilidad con nuestros interlocutores . Como citamos anteriormente, es trascendental destinar tiempo al descanso, que tiene que ayudarnos a relajarnos y no complicar agendas.  Para ello es recomendable las siestas cortas o la meditación y no los videojuegos o las redes sociales. 

No abusar de las reuniones

Al no implicar un viaje y no tener que moverse, muchos candidatos o clientes nos han manifestado que en sus organizaciones existen excesos de reuniones, Town Halls o Comunicaciones grupales. 

Tanto líderes como colaboradores, a la hora de concertar una reunión deben asegurarse que la misma sea necesaria, efectiva, tenga un temario con propósito y un objetivo de plan de acción.

Para identificar si el encuentro virtual es realmente necesario, un buen ejercicio es preguntarse si el comunicado o intercambio de información puede ser reemplazado por un mail, un llamado breve o un chat interno. 

En teletrabajo el tiempo sigue teniendo el mismo valor, por ello hay que cuidarlo y administrarlo. 

Regular el uso del smartphone y otros dispositivos

Si bien muchos profesionales logran un excelente autocontrol, siempre viene bien apoyarse en los bloqueadores de tiempo de uso que tienen todas las aplicaciones de ocio, redes sociales, juegos y demás.

Estas herramientas están trazadas para ayudarte a la concentración y el foco. Hay extensiones para navegadores (StayFocus y LeechBlock), herramientas para todas las computadoras (autocontrol) e incluso soluciones que combinan el bloqueo de sitios web con el seguimiento del tiempo y las herramientas de productividad (FocusMe).

No permitas que la tecnología obstaculice tu productividad. Haz que te ayude a concentrarte y ser mejor.

Como conclusión, evitar que las distracciones no impacten en la productividad va a depender pura y exclusivamente de nuestra correcta administración del tiempo.  Y para lograrlo es importante priorizar en todo momento el bienestar general físico y mental. 

Summary

En este artículo te compartimos cuatro conceptos básicos para mejorar tu productividad en el teletrabajo, a pesar de las distracciones del hogar.